PRINCIPALES INDICADORES DE RIESGO CARDIOVASCULAR

La enfermedad ateroesclerótica vascular es la causa principal de muerte en la Argentina y en el mundo. En nuestro país, es responsable aproximadamente del 40% de la mortalidad total. Dentro de la enfermedad ateroesclerótica vascular incluimos a la enfermedad coronaria, la cerebrovascular, la renovascular y la vascular periférica, que afecta principalmente a los miembros inferiores. La enfermedad ateroesclerótica vascular está relacionada a una serie de factores de riesgo, los más frecuentes son: 1. Hipertensión Arterial (HTA); 2. Diabetes (DBT); 3. Colesterol elevado; 4 Tabaquismo; 5. Sedentarismo; 6. Obesidad; 7. Síntomas Depresivos. Diversos estudios epidemiológicos nos mostraron, que aquellas personas, de ambos sexos, que fallecían por alguna enfermedad vascular, en más del 90 %, había por lo menos algún factor de riesgo vascular presente. Estos factores de riesgo, qué importancia tienen y cómo afectan a la población? El estudio FRICAS, realizado por la Sociedad Argentina de Cardiología y publicado en 1996, nos mostró el efecto de los distintos factores de riesgo en el desarrollo de un infarto agudo de miocardio.

hipertensión-arterial

HIPERTENSIÓN ARTERIAL(igual o mayor a 140/90 mmHg).

Las personas que presentaron un infarto agudo de miocardio, tenían mayor proporción de presión arterial alta que las personas que no se infartaban. La hipertensión arterial tiene importancia en el desarrollo de un infarto ya que las personas con presión alta tienen dos veces y media más probabilidades de padecer un infarto agudo de miocardio que las personas que tienen presión normal. Al analizar a la HTA en relación al sexo, se comprobó que los hombres con HTA tienen una probabilidad mayor, aproximada de dos veces y media más. Entre las mujeres es más alto, aproximadamente tres veces y media más. DIABETES (glucemia igual o mayor a 126 mg/dl) La diabetes es muy importante. El hecho de tener glucemia elevada, marca una tendencia o una predisposición marcada a tener problemas vasculares. Esto significa que los diabéticos necesitan un control más estricto. Los individuos, tantos hombres como mujeres, que tienen diabetes, presentan aproximadamente el doble de probabilidades de tener un infarto de miocardio en relación a personas que no son diabéticos.

COLESTEROL ELEVADO (glucemia igual o mayor a 126 mg/dl)

Existe una gran relación entre los niveles plasmáticos de colesterol y el riesgo de IAM. A medida que los niveles de colesterol son más elevados, el riesgo de infartarse es mayor. En ambos sexos, los que tienen colesterol más alto tienen un riesgo mucho mas elevado, aproximadamente 2 veces y media más, que los que tienen colesterol normal.

TABAQUISMO

Es la principal causa de enfermedad y muerte EVITABLE en el mundo. El tabaquismo, es una de las principales causas de enfermedad vascular. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el tabaquismo es una adicción, al igual que otras drogas, pero por ahora es legal y está socialmente aceptada pero que tienen efectos tan devastadores como la cocaína, la heroína, la marihuana y otras. No debe ser considerada jamás como un MAL HÁBITO.

En Argentina, aproximadamente hay 9 millones de fumadores. Debemos considerar que fumar es una enfermedad, no solamente por la adicción, sino porque hay alteraciones producidas por el tabaco, que por muchos años son asintomáticas. Estas acciones nocivas producen modificaciones arteriales y bronquiales que van a ir actuando silenciosamente a lo largo de 20 o 30 años, hasta que en algún momento determinado, se manifiestan con un cuadro vascular o con un cuadro respiratorio como enfisema pulmonar, o con una neoplasia de vía aérea. Entre los individuos que se infartan, hay una proporción mucho más alta de tabaquismo que entre las personas que no se infartan. En los fumadores, la probabilidad de presentar un infarto es mayor del doble. Cuando analizamos el tabaquismo en relación al sexo vemos que el riesgo es dos veces más alto en el hombre fumador y tres veces más alto en la mujer fumadora. Al igual que la hipertensión, también la diabetes y el tabaquismo, en la mujer estos factores, tienen un efecto más potente.

En el estudio INTERHEART, publicada en 2004, el riesgo atribuible, es decir el peso que va a tener un determinado factor en el desarrollo de una enfermedad, solo el tabaquismo es responsable del 36% de la enfermedad vascular, la diabetes del 12 %, la hipertensión del 23 %, la obesidad del 33 %, los problemas de colesterol del 54% de los casos de enfermedad vascular, y si sumamos todos los factores de riesgo en forma combinada, estos 5 factores explican el 90% de los cuadros vasculares.

Esto es muy importante porque con simples medidas de control podemos evitar casi el 90% de la enfermedad. Enseñando a la gente que NO DEBE FUMAR, y controlando la glucemia, el colesterol, el descenso del peso y fomentando una vida activa, dejando de lado al sedentarismo, con simples medidas de atención primaria podremos descender la cantidad de individuos que presenten algún tipo de enfermedad vascular.

VEGETALES Y EJERCICIO:

Las dietas ricas en verduras y frutas y la actividad física son factores protectores. Aquellos que tienen ingesta regular de frutas y verduras y que hacen actividad física en forma regular, reducen un 40% el riesgo de la enfermedad vascular. Esto para los países en vías de desarrollo o que han sufridos graves problemas sociales y económicos es muy importante. El tabaco, la diabetes y la hipertensión combinados, tres factores muy comunes de observar en individuos que concurren a cualquier consultorio, explican el 53% de la enfermedad vascular y si a eso le sumamos el colesterol alto, se puede explicar casi el 76% de la enfermedad vascular. Si una persona que consume una dieta adecuada, que hace actividad física regular y si se consigue la suspensión de toda forma de consumo de tabaco, puede lograr una reducción de casi el 80%.

CUADROS DEPRESIVOS:

A partir de mediados de la década del 90’, comenzaron a aparecer datos basados en estadísticas sólidas y confiables que nos mostraban que las personas con síntomas depresivos tenían más problemas de salud en general, pero fundamentalmente más problemas cardiovasculares y además, una peor evolución de los mismos. Se concluyó que la presencia de síntomas depresivos es un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedad vascular, y es un predictor de peor pronóstico, por varios motivos. Los individuos que tienen síntomas depresivos tienen mayor probabilidad de tener un antecedente de infarto agudo de miocardio. Las personas con síntomas depresivos, pueden tener mayor proporción de diabetes que las que no los poseen.

El tabaquismo se asocia en forma muy marcada con los síntomas depresivos. Los individuos con síntomas depresivos en general tienen peso más elevado. Estos, además tienen escaso soporte social. A los depresivos les falta contención social afectiva. Las personas que tienen síntomas depresivos presentan más stress, que se asocia a mayor nivel en sangre de catecolaminas que a su vez pueden desencadenar episodios coronarios, o tener más arritmias cardíacas. Los individuos que tienen síntomas depresivos presentan mayores trastornos de la coagulación que va a favorecer el desarrollo de un infarto. Las personas con síntomas depresivos, muchas veces no cumplen con las indicaciones médicas, reflejándose en un menor cuidado y con la presencia de más enfermedad. Las personas con síntomas depresivos tienen mayor número de problemas anginosos, la capacidad física de los mismos es menor y la limitación total es también mas frecuente. Es interesante conocer cual es la proporción de los distintos factores de riesgo en la Argentina, de esta manera, con dicha información se podría elaborar distintas políticas de salud pública para disminuir la enfermedad y muerte producidas por la enfermedad ateroesclerótica vascular.

En el año 2001, la Sociedad Argentina de Cardiología, realizó un estudio nacional que se llamó REDIFA, cuyo objetivo fue relevar la proporción de los distintos factores de riesgo de enfermedad ateroesclerótica vascular en la población de ambos sexos y de 18 o más años de la Argentina. Se entrevistó a casi 14584 individuos de 187 localidades de todas las provincias y estos son los resultados:

El 28% de la población estudiada dijo que su médico le había dicho que tenía HTA. El 11% dijo que nunca se había tomado la presión arterial. El 17% dijo que su médico le indicó que tenía colesterol alto. El 37% nunca se había hecho un control de colesterol. El 39% de la población fuma en forma regular por lo menos un cigarrillo por día, un tercio de ellos fuman más de 20 cigarrillos diarios. Fuman más los jóvenes y más los hombres. El 6%, refirió que algún médico le diagnosticó diabetes. Observamos que el 10% de los encuestados no se había controlado la glucemia. Pero al analizar a los individuos de localidades más pequeñas, alejadas de los grandes centros urbanos, observamos que la gente que nunca se había tomado la presión alcanzaba casi el 20% y aquellos que nunca se había hecho un estudio de colesterol alcanzaba más del 40 %, lo que nos muestra mayor desconocimiento del estado de salud y del menor control de la misma. Observamos que las mujeres se controlaban la tensión arterial más que los hombres y la gente de mayor edad más que los jóvenes.

Los que nunca se habían tomado la presión eran mas frecuentes entre los de la clase baja, entre aquellos que no tenían cobertura médica, entre los desocupados y entre los que tenían menor instrucción. Los que fueron medicados con fármacos para la presión, se encontraban más frecuentemente los individuos mayores y los que tenían cobertura médica. De la cantidad de personas medicadas por hipertensión arterial, el 30% abandonó la medicación. Esto fue más frecuente en el sexo masculino, entre los jóvenes y entre aquellos que no tienen cobertura médica. Con respecto al colesterol, las mujeres se controlaban más que los hombres, al igual que las personas con mayor edad en relación a los jóvenes. Entre los que nunca se midieron su colesterol, se encontraban a los sujetos pertenecientes a las clases sociales más bajas, los que no tenían cobertura médica y los desocupados. Por el contrario, el control fue más frecuente entre los que tenían mayor nivel de instrucción. Solamente el 10% de los que tenían colesterol elevado habían sido medicados y de estos el 43% abandonaba la medicación. Entre aquellos que dejaban a la medicación se encontraban más frecuentemente los jóvenes y los que no tenían cobertura médica. Con respecto al tabaquismo, el 39% de la gente encuestada fumaba, un tercio consumía más de 20 cigarrillos por día, los hombres más que las mujeres, con mayor proporción entre los más jóvenes. La mayoría comenzó a fumar entre los 15 y los 20 años, pero un 20% lo hizo antes de los 15 años. Los fumadores eran mas frecuentes entre los individuos de clase baja, entre aquellos que no tenían cobertura médica y los desocupados. Sin embargo, entre los más instruidos, se observaron más fumadores. En Argentina, se calcula que hay 9 millones de fumadores y de estos, casi 3 millones, son grandes fumadores. Con respecto a la Diabetes, aproximadamente el 6% de los encuestados refirió ´o tener el antecedente de esta enfermedad, en relación al diagnóstico realizado por un médico.

El desconocimiento de su presencia era más prevalente entre los individuos de las clases más bajas, entre aquellos que no tenían cobertura médica, entre los desocupados y entre los sujetos con menor nivel de instrucción. Por lo tanto podemos apreciar la relación entre los diversos factores de tipo socioeconómico, como la pobreza, la falta de instrucción, la desocupación, entre otros, con la falta de control de los factores de riesgo de enfermedad vascular y con la dificultad en el acceso a la medicación para tratar dichas enfermedades. Además del diagnóstico de la situación, es importante conocer si podemos modificar esta realidad. Se investigó esta posibilidad, mediante un estudio de intervención basado en la concientización de los factores de riesgo vascular, a través de medidas de difusión, de educación, conferencias, programas radiales y por televisión a la población. Este estudio se llevó a cabo en la localidad de Lobos, Pcia de Bs. As., con una población aproximada de 30.000 habitantes. Se tomó como base una encuesta realizada a mediados del 2001, posteriormente, se implementó una campaña de prevención durante 6 meses utilizando medios audiovisuales, canal de cable, festivales, programas de radio, etc. A mediados de 2002, se llevó a cabo otra encuesta similar a la primera, en la misma población, con el fin de averiguar si había algún cambio en relación al conocimiento y control de los factores de riesgo vascular con estas medidas de difusión y de educación médica hacia la población. Se logró descender el número de fumadores del 39% al 32%, además de disminuir el número de cigarrillos fumados en forma proporcional por cada fumador. Se logró disminuir la proporción de individuos con obesidad del 17% al 15 %. Disminuyó el sedentarismo, del 50% aproximadamente al 40%. Quienes nunca se tomaban la presión pasaron de ser el 11% al 9 %. Los que nunca se midieron el colesterol pasaron del 39% al 27 %. Todos estos cambios eran significativos desde el punto de vista estadístico.

Tenemos evidencia científica que nos muestran que con medidas para cambiar la legislación que obligue a las empresas manufactureras de alimentos elaborarlas con menos sodio y grasas, previenen la aparición de enfermedades vasculares y disminuyen en forma importante el costo de la atención de las mismas.

En conclusión, podemos decir, que la mayoría de los individuos que desarrollan eventos vasculares presentan uno ´o más factores de riesgo. El tabaquismo, la hipertensión, la diabetes y el colesterol alto, son responsables de casi el 80% de la enfermedad vascular. Los cambios en el estilo de vida, como una dieta rica en vegetales y frutas, una actividad física regular, juntamente con la supresión de toda forma de consumo de tabaco, disminuye aproximadamente un 80% de la enfermedad vascular. El control de los factores de riesgo debe ir acompañado de políticas que tiendan al desarrollo socioeconómico de las poblaciones. La pobreza y los factores sociales asociados a ella dificultan la prevención y la atención de todo tipo de enfermedades. Se deben implementar políticas activas de educación y prevención de la salud.


Tags: , , ,

One Response to “PRINCIPALES INDICADORES DE RIESGO CARDIOVASCULAR”

  1. giubbotti moncler 20 noviembre, 2013 at 17:07 #

    PRINCIPALES INDICADORES DE RIESGO CARDIOVASCULAR – Infomedicos

Deja un comentario